Hasta mediados del siglo XX, la región de la Patagonia Austral tuvo una escasa preeminencia nacional y los medios de información, tanto nacionales como locales, silenciaron ciertos episodios, recuperados más tarde por quienes se comprometieron a comenzar a generar una política de la justa memoria.  

La conformación social de la región, estuvo estructurada por la lógica de las subalternidades heredada de la distribución territorial y signada a su vez por diversas corrientes migratorias que aportaron al entramado de su construcción identitaria.  

Las “huellas” de la memoria de la identidad individual que guardan objetos personales a partir de una selección subjetiva, y las “huellas” de la memoria de la identidad social que salvaguardan objetos que se asumen como patrimonio, instituyen ambas, una forma de “hacer historia desde abajo”, es decir, fomentando una mayor participación en su producción, centrando la atención en la vida de grupos o personas sub-representadas o ignoradas en la historiografía tradicional.  

Se  pretende entonces colaborar en la construcción de las memorias de la Patagonia Austral, a partir de la consideración de fuentes documentales relevadas como ejes articuladores de la reconstrucción de lo público, de la vida cotidiana y sus subjetividades, ofreciendo una “perspectiva extracéntrica” a las interpretaciones hegemónicas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar